¿Qué dolencias trata la reflexología podal y la maderoterapia?

Imagen relacionada

¿Sufres de dolores de espalda constantes? Tu trabajo y el ajetreo de tu vida ¿te causan dolores de cabeza? ¿sientes que el cuello ya no te va a sostener la cabeza?

Bueno ¡hay una solución! Date sesiones de reflexología podal junto con maderoterapia y ¡despídete de todo esto! De hecho, a continuación, te mostramos cuáles son las dolencias que realmente se pueden tratar con estas técnicas.

¿Qué dolencias puedes tratar con la reflexología podal y la maderoterapia?

Dolores típicos de malas posturas.

La espalda, el cuello y la cabeza son dolores muy comunes y que se producen por estar largos periodos de pie y, sobre todo, por estarlo en una postura incorrecta.

La reflexología podal tratará esto centrándose en las zonas importantes de tus pies para relajarte y liberarte de las tensiones.

Lesiones.

¿Alguna vez te has hecho un esquince?  ¿sufrido una luxación? ¿alguna contusión en tus pies?

Bueno, es el momento de que sepas que el empleo de la maderoterapia en la zona de tus pies es capaz de aliviar y ayudar en la recuperación de todas estas lesiones articulares.

Incluso puede ir más allá, ya que la reflexología podal es capaz de influir positivamente sobre las típicas lesiones musculares, como las elongaciones, las agujetas y hasta las contracturas.

¿Cómo se pueden combinar?

Dependerá del profesional, ya que ellos imponen los tiempos, pero la maderoterapia puede usarse para acentuar los efectos de las técnicas de reflexología podal en sesiones de entre 20 y 25 minutos.

Pero ¿sabías que podrás observar cambios notables a partir de tu tercera sesión? Sin embargo, nosotros te recomendamos que le preguntes a tu especialista cuántas sesiones componen los llamados “ciclos”.

En general, en especial si se emplea maderoterapia un ciclo pueden ser entre diez y quince sesiones.

¿Cuándo no es indicado aplicar la reflexología podal?

Esto es algo a lo que hay que prestarle mucha atención, pues, como la maderoterapia y la reflexología podal son masajes es posible que creas que siempre puedes aplicártelas y no es así.

Tienen sus contraindicaciones, ya que bajo ciertas circunstancias pueden representar un riesgo para tu salud.

  • Si estás pasando por algún trastorno del crecimiento o sufres de cuadros agudos de fiebre.
  • Si sufres de hemorragias con facilidad.
  • Si acabas de pasar por alguna intervención quirúrgica.
  • Si tienes gangrena en alguno de tus pies o en ambos.
  • Si tienes en la zona alguna herida, quemadura, hematomas, etc.
  • Si tienes un embarazo de alto riesgo, en especial durante el primer trimestre que puede existir una amenaza de aborto.
  • Si sufres de flebitis micosis extensas.
  • Si en tu familia hay un historial de trombosis venosa profunda o si la has sufrido en algún momento.
  • Si eres susceptible a las enfermedades infecciosas agudas.

¡Y hemos llegado al final! ¿qué te ha parecido? ¿sabías que estas técnicas de masajes podían tener contraindicaciones? ¿eras consciente de todas las dolencias de las que podías librarte si te aplicabas estas técnicas? ¿te sabes alguna otra?

Sí es así ¡no dudes en comentárnosla!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *